Importante que los derechos de todas las y los niños sean salvaguardados no solo por una dependencia o persona, sino por la labor transversal de todos.

En lengua náhuatl y en español, Yoltzin niña de 13 años de Guerrero, expone la situación que enfrentan.

El reto para el Gobierno de la Ciudad de México, es atender con toda su capacidad a la población infantil indígena, aseguró el Director General del DIF CDMX, Gamaliel Martínez Pacheco, al inaugurar el Foro "Infancia Indígena: Retos para el Sistema de Protección", del que surgirán acciones para construir políticas públicas que serán llevadas al seno del Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes en la CDMX.

En el Centro Cultural Coyoacanense "Hugo Argüelles", Martínez Pacheco dijo que es importante que los derechos de todas las y los niños sean salvaguardados no solo por una dependencia o persona, sino por una labor transversal, por todos los que deban participar en la acción, formación y conformación de la garantía de un derecho. Lo que constituye un paradigma diferente, un cambio a lo que antes existía.

El también Secretario Ejecutivo del Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), señaló que así como ahora se tiene la definición de familias, también se cuenta con el de infancias, por lo cual es importante la labor que se realiza con este tipo de foros. "La multiculturalidad debe ser atendida porque es una característica de la CDMX. Debemos fortalecer nuestro sentido de pertenecía y la visión de gran ciudad".

En lengua náhuatl y en español, Yoltzin (corazón en náhuatl), una niña de 13 años del estado de Guerrero, mencionó que los integrantes de su comunidad y de las personas indígenas que viven en esta gran ciudad, desde muy pequeños se enfrentan a la pobreza y a la discriminación, sobre todo cuando son niñas o mujeres. A las niñas no quieren enviarlas a la escuela porque deben cuidar a sus hermanos y hacer las tareas de casa, dijo.

Orgullosa de su lengua que le dejó como herencia su familia y es parte de la gran riqueza del país por sus tradiciones y cultura, enfatizó que también sufren discriminación y violencia por parte de sus compañeros en la escuela, de la gente en la calle e incluso de sus padres.

Manifestó su agrado porque se realicen foros como este, donde se aborde el respeto a sus derechos. "Las niñas y niños indígenas tenemos los mismos derechos, por ello debe respetarse nuestra forma de opinar, expresarnos libremente, nuestras necesidades, preocupaciones y propuestas porque somos parte de las riqueza multicolor de nuestro país. Las niñas y los niños indígenas también contamos. No más discriminación".

El Director General del DIF CDMX, aseveró que el reto que se tiene con Yoltzin es el mismo que se tiene con todas las y los niños en la Ciudad de México. Cerca de 2.5 millones deben atenderse ahora, no solo los que son vulnerables, sino los que tienen condiciones diferentes. Hablar de las infancias, dijo, es no solo hacerlo de una, sino de las diferentes que existen en la ciudad, como la infancia indígena y la de sin cuidados parentales.

Al tomar la palabra, Rosalinda Morales Garza, Directora General de Educación Indígena de la SEP, indicó que debe hablarse más con las niñas y niños en casa para hacerles conscientes de la diversidad y de la diferencia que todas y todos tienen y buscar en la escuela toda la confianza y estrategias para que puedan aprender que ningún motivo de diferencia es un obstáculo para poder continuar en los centros escolares y ser mejores personas y ciudadanos.

La diputada Penélope Campos González señaló que la participación de la niñez indígena es fundamental. Todos, diputados, gobierno, funcionarios, tienen la obligación de consultarlos, saber qué piensan, sienten, necesitan, desean e imaginan de la Ciudad de México para ellos. "Ya no son más entes tutelados a los que se cuidaba, ahora se toma en cuenta su participación y voz para construir esta ciudad".

Reconoció al DIF CDMX por estar siempre a la vanguardia de los temas de la niñez. "Todo a lo que le pone énfasis y visibiliza, lo trata de manera prioritaria y se ven los resultados y avances en la construcción de las leyes que se necesita ponerle atención, está comprometido con las causas y con el impulso. La Ciudad de México es un faro en donde algunos de los programas se irradian a otros estados de la República".

Por su parte, Claudia Alonso Pesado, del SIPINNA Nacional, dijo que un gran porcentaje de los adultos piensa que no hay necesidad de que las y los niños tengan derechos para opinar o para decidir qué es lo que quieren y lo que se busca es romper una cultura adulto-céntrica, donde pensamos que los adultos lo sabemos todo.

Aseveró que es un reto para todos los adultos, aprender a conocer, a mirar y escuchar a los niños y acompañarlos en ese proceso. Asimismo externó que la infancia indígena, es una población a la que todavía se tiene muy invisibilizada en el análisis de qué es lo que debe construirse para ellos, aun cuando se los ve todos los días en el transitar cotidiano.